¿Por qué gestionar y conectar con tu marca personal?

Como ya he comentado en otros post sobre marca personal, branding y charlas, la marca personal siempre ha existido. Es la huella emocional que dejamos en los demás, es aquello por lo que somos recordados (sea esto algo positivo o negativo).

Cada cosa que nosotros hagamos en nuestra vida personal o profesional deja un legado, lo interesante en este punto que ambas cosas vayan a la par y sean coherentes. No concibo una vida profesional sin emociones ni una vida personal en la que no exista algo de vida profesional, somos seres humanos, no máquinas.

Por lo tanto… ¿Qué mejor que gestionar tu marca y dejar una huella emocional positiva hacia lo que haces en tu vida? (profesional, humano, destrezas, habilidades…).

Esto es algo que siempre ha existido, desde el fontanero que te arregla el baño, el mecánico que te cambia el aceite al coche, el que te despacha el pan en la panadería hasta el ejecutivo de cuentas de una multinacional. Todos han tenido siempre una marca personal, sólo que esta estaba en el 1.0, todos eran recordados por algo.

Pues bien, ahora que existe la vida 2.0 (herramientas on line, redes sociales) son fundamentales e imprescindibles para conectar con los demás (personas, empresas y profesionales) a la hora de entablar relaciones de negocios o laborales. Ojo, siempre y cuando no vendas humo y lo que cuentas esté en concordancia con lo que realmente sabes hacer.

 

Las marcas personales se diferencian

por su honestidad y transparencia.

 

¿Cómo gestionarla?

Aquí van unos cuantos consejos que a mi me han servido:

  1. La marca personal no se inventa, ni se crea… Se gestiona: todos tenemos una marca, sólo tienes que descubrir cuales son tus verdaderas habilidades, que te hace diferenciarte de los demás, que te hace la única opción posible entre miles de candidatos o entre miles de presupuestos a elegir como profesional independiente. Se torna necesario e imprescindible un autoanálisis, una introspección emocional para redescubrirnos y mirar atrás para averiguar qué cosas hemos hecho tan bien, que volvíamos a ser elegidos como la opción determinante. Qué damos de nosotros mismos, a qué le ponemos nuestra pasión. Pues a bien seguro, esto será lo que nos diferencia y por tanto esa diferenciación es la que debemos mostrar a los demás como nuestra seña de identidad.
  1. Trabaja siempre en tu marca personal: Debemos estar constantemente gestionando nuestra marca, on line y off line. Siendo coherentes con lo que nos gusta, con lo que sabemos hacer, con nuestra seña de identidad, dejando una huella en los demás, no por desesperación porque no encuentras clientes o porque estás en situación de desempleo. Al contrario, aún estando ocupado, gestiona tu vida y tu marca, deja un legado positivo hacía ti y hacia lo que tú haces. 
  1. Genera confianza con constancia, coherencia: genera credibilidad en torno a ti y en torno a tu marca. Generando confianza, siendo alguien de fiar. Yo no me fiaría de un tipo que en una red social publica una seria de temas y en otro red o en su vida diaria es de otra manera, la falta de coherencia genera inseguridad, tengo que saber quién es esa persona a la que voy a encargarle algo o tengo que saberlo porque va a trabajar para mí, por lo tanto será embajador de mi imagen empresarial. Es donde entra la funcionalidad de los medios sociales. Una marca personal o reputación on line potente conseguirá de rebote emponderar el branding empresarial de la empresa con la que trabaje, colabore o gestione. 

 

Todo lo anterior no sirve si no eres tú mismo. Vincula y humaniza tu vida personal con la profesional, siendo la parte que suma, la parte que aporta a los demás. Tenemos unas potentes herramientas para gestionar nuestra marca personal. ¿Por qué no utilizarlas?

Aquí tienes un enlace de un brillante y sencillo post que hizo el compañero Alejandro Durán para “Mejorar tu empleabilidad”.

Algunos tips motivantes:

“Tienes que hacer las cosas difíciles”; Del blog de Dan Waldschmidt .

  1. Tienes que hacer la llamada que tienes miedo de hacer.
  2. Tiene que levantarte más temprano de lo que quieres levantarte.
  3. Tienes que luchar cuando estás herido, sangrado y adolorido.
  4. Tienes que invertir en ti mismo a pesar de que nadie más lo haga.
  5. Tienes que liderar cuando nadie te sigue todavía.
  6. Tienes que cometer errores y quedar como un idiota.
  7. Tienes que intentar y fallar y volver a intentarlo.
  8. Tienes que correr más rápido a pesar de que te hayas quedado sin aliento.
  9. Tienes que ser responsable de tus acciones, incluso cuando las cosas van mal.
  10. Haz las cosas difíciles. Puede que te sorprenda lo increíble que eres en realidad.
  11. Tienes que hacer las cosas difíciles. Las cosas que nadie más está haciendo. Las cosas que te asustan. Las cosas que hacen que te preguntes cuánto tiempo más podrás aguantar.
  12. Las cosas difíciles son las cosas más fáciles de evitar. Para excusarte. Para fingir que no aplican a ti.

 

Y por último 10 formas de cargarte tu carrera profesional en las redes sociales vía Alfredo Vela; (o lo que ocurre cuando están mal gestionadas).

Cuando compartimos, mejoramos todos.

#CompartirEsMejorqueCompetir

Comentarios

comentarios

Publicado en abril 9, 2014 in Marca Personal, Reflexiones

Share the Story

Sobre el autor

?Mkt Digital ?Brand Manager ?Comunicación ¿Conectamos? ?
Back to Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies